Archive for the ‘Security News(Spanish)’ Category

Peleas en clubes dejan estela de muerte y robos en Broward

Friday, November 16th, 2007

y Jennifer Lebovich – The Miami Herald

Guardias De Seguridad Miami

El ambiente en algunos de los clubes nocturnos del oeste de Broward se ha visto alterado en los últimos meses por violentos incidentes, como peleas y muertes a tiros.

Frecuentemente la policía tiene que atender robos en carros, asaltos, narcotráfico y robos de morada en los barrios vecinos.

”Estoy molesta, realmente muy irritada, ante la estupidez de estos jóvenes”, dijo Verónica O’Connor, cuyo hijo Neil Burrowes fue asesinado a tiros frente al Peppers Cafe en Sunrise el año pasado. “Salen a divertirse y algunas veces no regresan. Es una situación terrible”.

La razón de buena parte de los incidentes está en las aglomeraciones y el alcohol, dijo el sargento John Jacob, portavoz de la Policía de Pembroke Pines.

”Cualquier club nocturno donde la gente beba va a enfrentar esos problemas”, dijo.

En los suburbios, donde los clubes están aislados y no en un downtown patrullado por la policía, los problemas son más difíciles de controlar.

Una fuerte presencia policial durante los fines de semana en el distrito de bares en el centro de Fort Lauderdale mantiene los problemas al mínimo, dijo el sargento Frank Sousa, portavoz de la Policía de Fort Lauderdale. Los clubes y los bares a lo largo de Himmarshee Street contratan a varios policías fuera de servicio.

En los pequeños centros comerciales, los dueños de los bares también contratan policías fuera de servicio pero se apoyan en el 911 cuando hay problemas. Y hay muchos. Desde enero del 2005 se ha llamado a la policía:

• Más de 620 veces al Café Iguana, 8358 Pines Blvd., Pembroke Pines.

• Casi 100 veces al Stingerz, 6029 Pines Blvd., Pembroke Pines.

• Setenta y nueve veces al Tropix Lounge, 2912 S. State Rd. 7, Miramar.

• Cuarenta veces al Peppers Cafe, ahora Breezes, 3828 N. University Dr., Sunrise.

• Durante ese período, cuatro personas murieron a tiros en el estacionamiento de los clubes, según documentos de la policía.

El gerente del Café Iguana no quiso comentar sobre los problemas del club. Tampoco se pudo contactar a la gerencia de otros clubes.

David Schwitzke, veterano gerente de clubes nocturnos, dijo que la violencia no es suficiente para alejar a la gente.

”Noventa y nueve por ciento de la gente que va a los clubes va a divertirse”, dijo Schwitzke, que ha trabajado en clubes de Broward y Miami-Dade desde hace más de 20 años, entre ellos el Peppers. “Pero hay unos pocos con mentalidad criminal. Esos son los que causan los problemas”.

Tres de las muertes a tiros, entre ellas la de Burrowes, fueron en el estacionamiento de Peppers. El restaurante y club nocturno también fue el último lugar en que vieron con vida a Stepha Henry, una neoyorquina recién graduada de college, antes de desaparecer en el fin de semana del Día de la Recordación.

El 22 de septiembre mataron a dos hombres de Fort Lauderdale mientras caminaban hacia su carro en el estacionamiento del club, que está junto a una guardería.

Tras una pelea que empezó dentro del club, por lo menos una persona empezó a disparar. Jonas Joseph, de 24 años, y Enold Antenor, de 30, fueron baleados. Sólo eran espectadores de la pelea.

Joseph murió instantáneamente y Antenor murió en el hospital.

No ha habido ningún arresto en el caso.

A Burrowes, de 32 años, lo mataron el 15 de abril del 2005. Había regresado a una vida normal después que un accidente de motocicleta, a los 21 años, lo dejó con una lesión cerebral. No podía hablar, caminar, leer o usar el baño solo. Se fue recuperando con el tiempo, con la rehabilitación y la ayuda de su familia.

Antes que lo asesinaran, Burrowes estuvo una semana en cama con gripe. Su madre dijo que esa noche ya se sentía mejor y quería salir a escuchar música jamaiquina. O’Connor dijo que Peppers era su club favorito.

A las 2:30 a.m. se desató una pelea en el lugar, según un informe policial.

La policía condujo a Burrowes hasta su Mitsubishi Endeavor azul. Lo vieron salir del estacionamiento.

Menos de 30 minutos después estaba muerto. Su cadáver fue hallado junto a su vehículo en un estacionamiento detrás del club.

Desde que enterró a su hijo, O’Connor ha tenido que encargarse del cuidado de sus tres nietos, de 3, 14 y 15 años. El más pequeño a menudo le pregunta cuándo regresará su padre a casa.

”Eso me provoca un gran dolor en el corazón”, dijo O’Connor.

El 6 de octubre del 2006, a Vilner Simon, de 20 años y vecino de North Miami, le dieron un balazo en la cabeza después de una noche en el Stingerz.

El incidente ocurrió después de una discusión en el estacionamiento del club. Simon empujó a otro hombre, que entonces se dirigió a su automóvil, sacó un arma de debajo del asiento del chofer y le pegó un tiro en plena cara a Simon, según la policía.

El incidente a tiros más reciente en un club fue el mes pasado.

A las 4:30 a.m. del 8 de octubre, en el Marabou Cafe, alguien sacó una pistola y empezó a disparar en el atestado lugar. Varios proyectiles alcanzaron a un hombre y una mujer fue herida en el brazo. Los clientes escaparon hacia el estacionamiento. Los dos lograron salvar la vida.

Christopher Royale, de 34 años, que visita con frecuencia discotecas y clubs, dijo que los problemas a menudo surgen debido a la falta de respeto entre los clientes.

”Si uno tropieza con alguien, esa persona se siente ofendida y se pone agresiva”, dijo Royale. “Algunos son más belicosos que otros y en ese momento empiezan los problemas”.

Durante una noche en Peppers en junio a Royale le robaron su Mercedes-Benz. Dice que no piensa volver nunca más a ese club.

En Café Iguana han contratado a tres policías fuera de servicio como guardias de seguridad las noches que el club se llena más, dijo Jacob, de la Policía de Pembroke Pines.

”Lo mejor es tener a un policía trabajando de guardia para que responda rápidamente a cualquier problema que se presente”, agregó Jacob.

Aunque el Marabou Cafe también contrata a guardias de seguridad para trabajar algunas noches, el día del incidente a tiros no había ninguno, dijo Jacob. Funcionarios de la ciudad están considerando la opción de exigir más guardias de seguridad en el lugar.

Entretanto, los vecinos que viven cerca del club han solicitado que se tome alguna medida cuanto antes.

En un reciente correo electrónico enviado a Angelo Castillo, comisionado de Pembroke Pines, Carol Hearnz, vecina de Tanglewood Lakes Townhomes, dijo que en su comunidad ha aumentado el vandalismo, los robos de autos y los allanamientos de morada.

Hearnz calificó al Marabou Cafe de ”un establecimiento lleno de delincuencia” que debían clausurar de manera permanente.

”Nuestros vecinos tienen miedo”, escribió Hearanz. “Y nadie puede culparlos por eso”.

www.usasecurityproducts.com  (800)743-2313  or (305)264-7878

Guardias de Seguridad Miami – Body Guards – Miami Security Guard Services